response.setHeader("Set-Cookie", "HttpOnly;Secure;SameSite=Strict");

Blog

Volver al listado de entradas

VIVIR EXPERIENCIAS TE HACE MÁS FELIZ

POR: EDU

Te compraste ese reloj que tanto te gusta y lo empezaste a llevar cada día. Quizá fue la camisa de aquella tienda que te llamó la atención y no pudiste resistirte. Unos zapatos, unos pantalones, un iPhone…

Con el tiempo dejaste de utilizar esos objetos que compraste porque ya no eran la moda, los jubilaste y cambiaste por otros o no te resultaban útiles y acabaron en algún mueble llenos de polvo.

Lo gracioso es que pasaste gran parte de tu tiempo trabajando para comprarlos. ¿Te resulta familiar?

¿Qué recuerdos guardas con más cariño, la experiencia de tus últimas vacaciones o del último objeto que compraste?

Apuesto a que tus vacaciones son (o al menos deberían ser) memorables.

Hazte la siguiente pregunta:

¿Cómo te ves a ti mismo dentro de 20 años?

Si nunca te lo has planteado, te aconsejo que lo hagas. Busca un lugar tranquilo y escribe en una hoja todo lo que se te ocurra. Sí, todo. Sé sincero contigo mismo. Si en 20 años quieres realmente vivir en una mansión y tener el coche más caro del mercado escríbelo, pero que sea de corazón.

¿Quieres saber qué dice la ciencia al respecto?

La verdad del asunto es que los bienes materiales nos producen satisfacción al comprarlos, pero al cabo de unos días perdemos totalmente ese poder gratificante, el llamado “efecto adaptación”.

¿Por qué?

Puede hasta sonar contradictorio, ya que un bien material lo puedes ver y tocar, no así las experiencias que vivimos.

  1. Comprar una experiencia te aporta más felicidad ANTES de vivirla: Algunos ejemplos son actividades como esquiar o ir a un concierto de ese grupo que te gusta. Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo.
  2. Comprar objetos te estresa más: Haciendo comparaciones antes de tomar la decisión, pero también después, provocándote insatisfacción si tienes la sensación de que te han estafado. Piensa en tu última TV.
  3. El tiempo hace mejorar las experiencias, no los objetos: Cada experiencia es única y por tanto son difíciles de comparar, por lo que con el tiempo cobran un alto valor emocional y sentimental. En cambio, los objetos pierden valor con el paso del tiempo.
  4. Las experiencias son sociales: las personas somos seres sociales, necesitamos interactuar con los demás y vivir experiencias te da esa ventaja, por tanto disfrutas y te diviertes más.
  5. Tus experiencias forman parte de tu identidad: Las vivencias acumuladas a lo largo de tu vida tienen un significado y te definen como persona, no así tus posesiones.

A pesar de que el objetivo último del ser humano es ser feliz, la gran mayoría de personas se empeñan en continuar comprando bienes materiales de forma compulsiva. Tener o ser, ésa es la cuestión.

Y tú, ¿cuántas cosas necesitas realmente para vivir?

¡Califica este artículo!