Blog

Volver al listado de entradas

Cosas que nadie te contó sobre cuando te vas a estudiar en el exterior

Estás en una reunión con tus amigos y decides comentarles que has decidido viajar al extranjero para estudiar. Seguramente, algunos te han dicho que es una gran experiencia pero que debe ser difícil llegar a un país diferente, hablar en un idioma que tal vez no conoces o hablas muy poco, adaptarte a una nueva cultura, probar otro tipo de comida, estar solo, etc.; sin embargo nadie te dijo que la parte más dura es regresar a casa.

Y sí, es una experiencia compleja pero totalmente enriquecedora y hermosa. Cuando regreses y tus amigos te pregunten: ¿cómo te fue?, te resultará difícil encontrar las palabras adecuadas para contarles todas las aventuras que viviste; incluso te pasará que en medio de otras conversaciones y lugares encontrarás algún detalle que llevará a tu mente a esos recuerdos, personas, sitios y experiencias.

Te darás cuenta que al inicio sentiste un poco de miedo, te costaba mucho entender costumbres diferentes a las tuyas, te afectó el cambio de horario, el clima, extrañaste la comida de tu mamá. Pero con el pasar del tiempo, te demostrarás a ti mismo que aprendiste a desenvolverte solo, que ahora eres más responsable y un alma libre, valiente y aventurera se apodera de ti. Te sentirás atraído por esas costumbres, descubrirás que la comida es deliciosa y que te encuentras en un lugar mágico por descubrir.

Una de las partes más duras, es extrañar a tu familia en fechas especiales como las festividades o los cumpleaños y tendrás que acostumbrarte a verlos y abrazarlos a través de una pantalla; y sí, tenlo por seguro, no será suficiente, pero valorarás mucho más su esfuerzo y compañía. Sabrás que tienes un hogar a kilómetros de distancia pero que también tienes uno aquí, con todas las personas especiales que conocerás y llevarás para siempre en tu corazón.

El tiempo pasará cada vez más rápido y te darás cuenta que el fin de tu aventura se aproxima. Aprenderás a disfrutar al máximo cada momento, querrás conocerás más lugares, disfrutarás de esa comida que te encanta y cuando regreses nuevamente a tu país te invadirá la nostalgia, pero ¡tranquil@!, ahora sabes que eres un ciudadano del mundo, una persona que aprendió muchas cosas nuevas, que dejó un pedacito de su corazón en distintos lugares pero que llevas dentro de tu alma la huella de personas especiales.

¡Aprenderás a vivir cada día de tu vida al máximo, a cumplir todos tus propósitos y entender que la vida no es más que una grandiosa aventura!

¡Califica este artículo!