Blog

Volver al listado de entradas

¿Qué hacer cuando la comida de un país no es lo que esperabas?

Cuando vas a estudiar en el exterior hay muchos cambios que debes enfrentar, sin duda, uno de los más importantes es la alimentación.

En el país en el que te encuentres habrá variedad de comida, sea por platos picantes, ingredientes y/o especias que en tu país no existen o que no es usual comerlos, de acuerdo a tus gustos será más o menos difícil que te acostumbres a esto, sin embargo, acá te dejamos algunos consejos para que este proceso sea más llevadero.

♦ Respeta la gastronomía: este es el primer consejo que debes tomar, es normal que no estemos acostumbrados a consumir cierto tipo de alimentos, incluso algunos nos pueden parecer imposibles de comer, pero debemos respetar y saber dirigirnos a las personas que nos los ofrecen pues podemos llegar a ofenderlos.

♦ Intenta elegir alimentos similares a los tuyos: intenta mezclar alimentos que ya conoces con alimentos nuevos, de esta manera podrá ser más fácil adaptarte y también darte cuenta si eres alérgico o sensible a un nuevo producto que estés consumiendo.

Libérate de las expectativas: cuando viajas y te das cuenta que la comida china no sabe igual que la comida “china” a la que estabas acostumbrado, será un golpe duro, sin embargo, no debes dejar que esto te quite la emoción de encontrar un nuevo plato favorito que no necesariamente será el que imaginabas pero podría ser una nueva oportunidad para tu paladar.

♦ No dejes de visitar el mercado del país: te ayudará a identificar los alimentos que tiene su gastronomía, como frutas, carnes y verduras, así podrás tener una idea al momento de ir a un restaurante o de aprender a cocinar (no olvides que la comida entra primero por los ojos).

♦ Pregunta: siempre habrá personas a tu alrededor a la que puedas consultar en qué consiste cierto alimento, sea su sabor o su correcta preparación, no queremos que por hacerlo de una forma errónea puedas provocarte malestar estomacal o una intoxicación.

 Esperamos estos consejos puedan ayudarte a enfrentar de una forma más fácil el choque cultural gastronómico.

¡Califica este artículo!